Punto Salud Consciente

Las grasas optimizan las funciones cerebrales

Fecha

¡Ojo, no todas las grasas sirven!

El componente principal del cerebro es grasa y constituye la mayor parte de su peso.

El cerebro está lleno de grasa porque es buena conductora del impulso nervioso.

De la calidad de las grasas depende la velocidad y fluidez de las membranas para inter conectar las redes neuronales. Esto los convierte en grandes contribuyentes en el proceso de aprendizaje y mejoran el procesamiento de la información.

Todas las membranas celulares del organismo tienen los ácidos grasos de nuestra alimentación diaria, pero si no consumimos ácidos grasos de calidad estas membranas se vuelven rígidas afectando la estimulación de la inteligencia.

El efecto de las grasas saludables en los niños

Por eso Hipócrates tenía razón “Somos lo que comemos”.  

La grasa juega un papel muy importante en la salud mental y física, pero algunas son esenciales mientras que otras pueden ser perjudiciales.

Todas las grasas naturales son buenas, pero se vuelven nocivas al ser adulteradas por la oxidación o alteradas químicamente.

Cuando estas grasas han sido expuestas al calor, a la luz o el oxígeno se oxidan y forman radicales libres destructivos atacando proteínas y otras grasas insaturadas haciendo que se oxiden y generen más radicales libres, haciendo un círculo vicioso.

La publicidad ha influenciado y distorsionado la forma de mirar las grasas, de echo nos han dicho que reduzcamos al mínimo el consumo de ellas para perder peso y así estar saludables.

Lo cierto, es que mientras más naturales y sin procesos químicos las consumas, mejor le harán a tu organismo.

Un adecuado equilibrio en su consumo permitirá al absorción y la disponibilidad de casi todas las vitaminas y minerales que son solubles en grasas como: vitamina A,D,E y K; nutrientes como CoQ10, luteína, zeaxantina, licopeno, alfa-caroteno, beta-caroteno, etc.

Las membranas celulares del cerebro son flexibles especialmente con una alimentación rica en AGPCL (ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga).

Proveer al cerebro de grasas ricas en omega 3 tanto vegetal como las de pescado nos permitirán tener una óptima salud cerebral y mejorará así la memoria, comprensión y permitirá un buen desarrollo neurológico.

A la hora de escoger el mejor omega 3 es importante saber de su procedencia y elaboración para obtener todas sus propiedades.